Elegir bien (y saludable) en bares y restaurantes



Como ya hablamos en la anterior publicación, estamos en una época en la cual se tiene más vida social. Si tenemos un objetivo a nivel nutricional, sobre todo a nivel estético, suele preocuparnos bastante qué elecciones podemos hacer fuera de casa para que no entorpezcan demasiado el proceso.

Si en general llevas unos buenos hábitos (alimentación saludable, te mantienes activo y cuando sales no siempre supone un constante exceso), esto no será un problema para ti, ya que una comida fuera del plan no frena el progreso. No obstante, si comes bastante fuera o estás algo más enfocado en conseguir tu objetivo, estos consejos te serán de ayuda.


Será diferente si vamos a un restaurante; o si vamos de “tapas” o a un sitio tipo “raciones compartidas”.


Empezamos por los restaurantes. En cuanto a las bebidas ya las comentamos anteriormente, así que vamos directamente a los entrantes:



- Escoger algo de verdura en primer lugar: Una ensalada o un plato donde la verdura sea lo principal. Nos va a ayudar en primer lugar a ir algo más saciados a los segundos platos y, si nuestro objetivo es la pérdida de grasa, esto puede ayudarnos a no excedernos tanto en los siguientes platos. Dependiendo de nuestro objetivo puede ser interesante alguna ensalada algo más calórica. Por ejemplo, si necesitamos que nuestro aporte calórico suba. Si queremos perder grasa, podemos escoger el aliño aparte o ingredientes algo menos calóricos. También sería interesante una parrillada de verduras.


- Otra opción adecuada podría ser: Tablas de quesos y jamón serrano de buena calidad. Así estaríamos aportando grasas y proteínas de buena calidad y, al mismo tiempo, nos vamos saciando.



- Si podemos reducir aquellos alimentos que vienen fritos y que sabemos que su calidad nutricional no es muy buena, mejor. Ahora bien, si queremos consumirlos, no deben formar parte de los platos principales.


- En cuanto al pan, vamos a intentar reducir su consumo. Hay alimentos que podemos consumir y que nos van a aportar muchas más a nivel nutricional. Así evitamos desplazar otros alimentos que pueden ser más interesantes para nuestros objetivos.



Segundo plato (o plato único):


- Tanto si tu objetivo es de pérdida de grasa como de aumento de masa muscular, las opciones ricas en proteína pueden ser una buena opción. Uno, para cubrir nuestros requerimientos y dos, en pérdida de grasa, para encontrarnos más saciados.

Un plato de una buena carne, pescado o variante vegetal, huevos o, como comentábamos alguna tabla de quesos y jamón.


- Para las guarniciones, en función de nuestro objetivo, nos puede interesar más que la guarnición sea un hidrato de buena calidad (tipo patata asada, arroz,…; si podemos reducir el consumo de fritos aquí mejor) o bien pedir como guarnición menestra de verduras o ensalada; sobre todo en fases de definición.


- Para el tema salsas, si podemos pedirlas aparte mejor. Esto nos va a ayudar a controlar algo más la cantidad que añadimos, ya que muchas veces estás salsas son de baja calidad y muy calóricas.



Y por último postres:



Para muchos la parte más esperada jejeje.

Aquí muchas veces hemos de escucharnos. A veces, llegamos al final de la comida sin apetito y comemos el postre por simple gula. Una de las opciones si tu objetivo es pérdida de grasa y quieres postre, es compartirlo, así lo seguirás disfrutando y no nos excederemos. Si sueles comer fuera muchas veces en semana, escoger como postre fruta, siempre será buena elección.


Como comentábamos, estos consejos son para cuando salimos de restaurante, que quizá las elecciones son más fáciles.


Si salimos con amigos y se pide en común:


- Intenta que alguna de las elecciones sean más convenientes a lo que tú necesitas, siguiendo las premisas anteriores.


- Sírvete en tu propio plato, así evitaremos estar picoteando de todo y muchas veces picoteando sin hambre.


- Si las opciones son tipo tapas, podemos escoger aquellas que nos aporten algo más de proteína, por el hecho de que nos aporten mayor saciedad. Así no acabaremos de comer cuando estemos a punto de explotar. Algunas de estas elecciones podría ser un montadito de alguna carne con poca salsa y con queso, ración de queso y jamón, algo de marisco, pinchito de carne o similar, tortilla de patatas… No necesariamente cuando vamos de raciones o de tapas tiene que haber algo frito. Hay muchas otras opciones más interesantes.


En cuanto a sitios de comida rápida, si podemos evitarlos mejor. Su aporte nutricional es nulo y suelen ser bastante calóricos. No obstante, hay muchos sitios de hamburguesas/pizzas y carnes que son de buena calidad. Lo importante es asegurarnos de que si nuestra comida va a ser algo más calórica, al menos, su aporte nutricional sea bueno.



¡Y movernos mucho! No olvidéis que el ejercicio físico es imprescindible para estar sanos.


Esperamos que estos consejos os ayuden a tomar mejores elecciones fuera de casa.


A disfrutar con salud también fuera de casa :)