top of page

El MILAGRO EXISTE: Crea neuronas con tu estilo de vida (parte 2).


Continuación de la PARTE 1. Recomiendo leerla previamente para una mejor comprensión.


LA CLAVE PARA TENER MÁS NEURONAS: LA ALIMENTACIÓN


Una de las variables que más influencia tiene en la creación de nuevas neuronas es la dieta. La mayoría comemos varias veces todos los días. La decisión de elegir un alimento u otro determina en gran parte nuestro estado de salud y por qué no decirlo, nuestro físico.

Además, hacer una buena elección de los alimentos puede significar un aumento de nuestra capacidad para memorizar y aprender. Incluso puede modificar nuestro humor [12].

Todavía no se conoce bien la forma en la que la dieta modula nuestra salud mental, pero lo que está claro es que hay una fuerte asociación con 4 factores dietéticos que se desarrollarán a continuación.



Empezaba este apartado recordando que la mayoría comemos varias veces todos los días. Pero la mayoría no siempre tiene la razón. Es posible que nos estemos equivocando, al menos, si lo que queremos es tener más neuronas. Como se puede ver en la imagen anterior, uno de los factores dietéticos que modulan la neurogénesis en el Hipocampo es la frecuencia de nuestras comidas. Se ha observado que a mayor tiempo entre comidas, mayor es la síntesis de neuronas [12]. Es decir, cuantas menos comidas al día mejor. Esto no queda aquí, y es que también importa la cantidad de esas comidas. De nuevo, cuanta menos comida mejor. La restricción calórica, además de potenciar la formación de neuronas, puede tener efectos positivos tales como aumentar nuestra esperanza de vida, mejorar nuestro comportamiento y aumentar nuestra memoria espacial [12], que es la encargada de que nos podamos orientar. Por otro lado, el tercer factor con influencia sobre la neurogénesis del Hipocampo es la textura de los alimentos. Raro, ¿verdad? De eso se encarga la ciencia, de explicar lo inconcebible mediante hipótesis formuladas previamente. En este caso, la hipótesis es que el acto de masticar promueve la proliferación neuronal como consecuencia de los niveles de una hormona, la corticosterona.

Lo importante es que las dietas con alimentos que presentan una textura más blanda parecen restringir la neurogénesis al compararlas con dietas sólidas o que contienen alimentos más duros [12].