¿Y si voy al psicólogo?

Es posible que esta pregunta se haya repetido en tu cabeza alguna que otra vez en los últimos años o meses. ¿Qué te respondiste?

Si estás leyendo esto buscando una respuesta a la pregunta, lo más probable es que te respondieras que “no”, ¿por qué lo hiciste?

Cada vez es más común acudir al psicólogo buscando ayuda cuando nos cuesta hacer frente a situaciones que estamos viviendo. Aun así, sigue muy presente la idea de que ir al psicólogo es algo de “locos”, o de que para ir al psicólogo hay que estar realmente mal.



Otro impedimento que igual ha hecho que decidas no a ir a terapia es la eterna búsqueda de un motivo “importante”, quitándole importancia a lo que nos está pasando. Incluso llegando a sentirte mal por sentirte de la manera en la que te sentías, ya que tus problemas comparados con los de otras personas te pueden parecer tonterías. Pues déjame decirte algo que igual te supone un alivio: Si para ti es importante, ES IMPORTANTE.



Lejos de mitos, los psicólogos trabajan mucho más con personas que se alejan de una patología, que con “locos”. Las razones que pueden llevar a una persona a ir al psicólogo pueden ser muy variadas:


- Problemas a nivel relacional: tanto de pareja, como con familiares o amigos, en los que muchas veces hay que marcar límites para seguir las prioridades de uno mismo.


- Aprender a gestionar pensamientos constantes que te agobian o limitan en ciertos aspectos de tu día a día.


- Has vivido una situación de gran impacto en tu vida y quieres aprender como lidiar con esta situación.


- Trabajar en una autoestima positiva. Muchas personas acuden a terapia por tener problemas para valorarse, y sentirse más pequeños, indefensos e incapaces que el resto.


- Emociones desagradables que no te permiten disfrutar del día a día como antes hacías.


- La existencia de algún trastorno psicológico, sea cual sea. En ese caso es más que recomendable acudir a un profesional de la psicología.



Otra de las dificultades que encuentran las personas de cara a ir al psicólogo es la elección del profesional. El psicólogo es una persona en la que estamos confiando para que nos ayude en un momento delicado de nuestra vida y, muchas veces, buscar en Google: Mejor psicólogo de _______ (inserte ciudad), o preguntarle a tu primx no es suficiente. A continuación, os recomendamos una guía de distintos aspectos a los que prestar atención a la hora de escoger psicólogo:


1.- Asegúrate de que tu psicólogo sea psicólogo. Sí, parece broma, pero la psicología es una profesión con muchísimo intrusismo laboral. Por lo tanto, a la hora de buscar un psicoterapeuta es muy importante que te asegures que estudió psicología y que tiene la habilitación para ejercer como psicoterapeuta: bien a través del Master General Sanitario o habiendo aprobado el examen de la residencia como Psicólogo Interno Residente tras aprobar el examen PIR.


2.- En caso de que muestres una problemática específica, puede ayudarte acudir a un psicólogo que esté especializado en casos como el tuyo. A pesar de que los años de experiencia, según la ciencia, no suponen mejoras significativas en cuanto a resultados positivos, los psicólogos con mayor recorrido formativo, sí muestran mejores resultados en consulta.


3.- Hay que tener muy en cuenta el feeling que te aporta un psicólogo u otro ya que a pesar de que pueda ser un psicólogo muy recomendado, es posible que las sensaciones que te transmita no sean positivas. Por lo tanto, antes de ir al psicólogo, imagínate en la situación, e imagina con qué tipo de profesional estarías más cómodo. A pesar de que el boca a boca sea la principal forma de conocer a un psicólogo, la relación con tu psicoterapeuta es muy personal y puede que un psicólogo que ha funcionado muy bien con alguien conocido, no tenga por qué funcionar tan bien contigo.


Imagínate que finalmente decides empezar un proceso terapéutico y ya has escogido el profesional con el que quieres trabajar. ¿Ahora qué le digo? Tranquilx. No es necesario que en tu primera consulta le cuentes todos tus problemas para que así el psicólogo sepa cómo trabajar contigo. Las primeras sesiones son aquellas en las que tu psicólogo te irá conociendo poco a poco y tú irás conociendo la manera de trabajar de tu psicólogo. Entonces, comenzareis a trabajar poco a poco en el motivo que te llevó a comenzar el proceso terapéutico.



Sabemos que dar el paso a ir al psicólogo puede ser difícil y dar vergüenza, miedo, o incertidumbre, pero es un primer paso hacia el fomento de tu autocuidado.

En NUFISA somos conscientes de lo que puede suponer este paso, por eso buscamos facilitarlo lo máximo posible a través de una primera valoración gratuita, en la que podrás conocer a tu psicólogo y decidir sin ningún tipo de compromiso, si quieres comenzar el proceso con nosotros o no. Así que… no lo dudes y ponte en contacto con nosotros. ¡Te estamos esperando!




BIBLIOGRAFÍA


Goldberg, S. B., Rousmaniere, T., Miller, S. D., Whipple, J., Nielsen, S. L., Hoyt, W. T.,

& Wampold, B. E. (2016). Do psychotherapists improve with time and experience?

A longitudinal analysis of outcomes in a clinical setting. Journal of Counseling

Psychology, 63(1), 1-11.


Owen, J., Wampold, B. E., Kopta, M., Rousmaniere, T., & Miller, S. D. (2016). As good

as it gets? Therapy outcomes of trainees over time. Journal of Counseling

Psychology, 63(1), 12-19.